Saltar al contenido principal

1 ¿Qué hormonas causan el síndrome premenstrual (SPM)?

Los síntomas del SPM son causados por los cambios en los niveles de estrógeno y progesterona, las hormonas que controlan el ciclo menstrual.

La progesterona puede causar irritabilidad, hambre, acné, sensibilidad en los senos y fatiga. El estrógeno, por su parte, puede provocar hinchazón, cambios de humor y dolores de cabeza.

2 ¿Qué causa los síntomas del síndrome premenstrual (SPM)?

A veces los síntomas del SPM se manifiestan en forma de cólicos menstruales. Estos cólicos son causados por unas sustancias químicas del cuerpo llamadas prostaglandinas.

Las prostaglandinas son producidas por el útero cuando llega el momento de la menstruación. Las prostaglandinas hacen que el útero se contraiga (razón por la que el bajo vientre puede dolerte cuando tienes la regla) para que empuje el revestimiento uterino -también conocido como la sangre de la regla- fuera de tu cuerpo a través de la vagina.

Tener un flujo especialmente abundante puede empeorar los cólicos menstruales y puede ser una de las causas del síndrome premenstrual. Si piensas en las causas de los cólicos menstruales, tiene sentido. Es decir, si tu cuerpo tiene que expulsar más sangre del periodo, necesita trabajar (es decir, contraerse) más intensamente, lo que hace que sientas dolores de regla más intensos.

La buena noticia es que no todos los períodos son iguales. Puedes notar que algunos meses experimentas fuertes síntomas de SPM, mientras que otros meses apenas sientes nada.

Los cambios en tu dieta o estilo de vida pueden afectar a tus hormonas, lo que puede hacer que los síntomas del SPM sean peores o más leves en un mes determinado.

3 ¿Qué puedo hacer con los síntomas del síndrome premenstrual (SPM)?

Conocer las causas del síndrome premenstrual puede ayudarte a saber qué hacer al respecto.

Por ejemplo, cualquier cosa que relaje tus músculos te ayudará a aliviar el dolor premenstrual. Mantenerlos calientes y sueltos puede ayudarte con el dolor de espalda y de muslos. También, los estiramientos ligeros de yoga, las caminatas rápidas, acurrucarte con una almohada térmica, mantenerte hidratada o simplemente descansar son buenas formas de relajar los músculos y aumentar la circulación en el abdomen. A veces, beber infusiones también puede ayudarte.

Los cólicos del síndrome premenstrual pueden ser una forma de alertarte de que la regla está a punto de llegar.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: