Saltar al contenido principal

El preservativo masculino

Tal vez no es el mejor método anticonceptivo que exista, puesto que su uso registra un 2% de fallos por roturas o mal uso. Sin embargo es altamente recomendable en las relaciones sexuales, y siempre que exista algún factor de riesgo de enfermedad de transmisión sexual (por ejemplo, que uno de vosotros haya tenido varias parejas sexuales o alguna infección). Una buena forma de asegurar una acción tanto anticonceptiva como de protección frente a las infecciones es "la doble protección", que consiste en usar tanto el preservativo como otro método para ti (pastillas, por ejemplo). De todas formas siempre es mejor usar el preservativo que nada.

Hoy en día es la única opción para los chicos jóvenes, aunque puede ser prescindible si se trata de una relación estable, siempre se recomienda su uso. Existen otros métodos para los chicos como puede ser la vasectomía, pero este procedimiento no se puede realizar hasta después de haber tenido familia o de tener una edad más madura.

Las pastillas anticonceptivas

Su fiabilidad es muy alta, pero sólo si se toman correctamente cada día y aproximadamente a la misma hora. Están disponibles en muchas composiciones hormonales diferentes, y se pueden adaptar a las necesidades de la mayoría de chicas que no tengan algún factor que desaconseje su uso. Hay pastillas que se toman cada día del mes, y otras presentaciones de 21 pastillas que requieren una semana de descanso. Eso sí, tienen el inconveniente de que se pueden eliminar del organismo si tienes vómitos o diarrea y tampoco evitan un posible embarazo desde el primer día, sino que tienes que utilizar preservativos hasta que empieces la segunda caja. No debes fumar si tomas la pastilla, y no son recomendables si tienes problemas de hipertensión o de hígado. Siempre te la debe recetar un médico especialista, quien te explicará las precauciones de uso y sus posibles efectos secundarios. Se suele hablar más de los posibles efectos nocivos, que de los beneficios asociados a ellas, por ejemplo, está demostrado que protege frente a algunas enfermedades como el cáncer de útero y de ovario, los quistes de ovario o la anemia. También son útiles para regular la menstruación si la tienes muy irregular y/o abundante. El ginecólogo te pedirá análisis de sangre periódicos para controlar tu tolerancia a este método.

El parche anticonceptivo

Como su nombre indica es un parche delgado y flexible que se adhiere a la piel en unas zonas determinadas del cuerpo. Libera poco a poco hormonas parecidas a las de la pastilla, y como ésta tiene una eficacia anticonceptiva superior al 99%. Los posibles efectos secundarios son parecidos, pero tienen una gran ventaja, al pasar a través de la piel, las hormonas no afectan al hígado. Es bastante cómodo de usar; se aplica un parche cada semana durante 3 semanas, la cuarta semana será de descanso que será cuando vendrá la regla. Usado correctamente es eficaz a partir de la primera semana.

El anillo vaginal

Es un aro transparente y flexible que va liberando hormonas gradualmente, las que se absorben a través de la pared vaginal e impiden la ovulación. Se introduce dentro de la vagina una vez cada mes, se retira a las tres semanas, y en la semana de descanso tendrás la regla, por lo que sólo tienes que acordarte de él dos veces al mes. ¿Has usado tampones alguna vez? Si es que sí, te será muy fácil de colocar y de retirar. Si te estás preguntando si molesta en las relaciones, la respuesta es no, puedes mantener relaciones con tranquilidad cuando lo lleves puesto, pero como siempre en caso de cualquier duda o molestia, lo mejor es consultar con tu ginecólogo.

El implante anticonceptivo

Consiste en una delgada varilla que el ginecólogo inserta justo debajo de la piel de la parte superior del brazo. Libera una única hormona que impide la ovulación mensual, y es eficaz durante aproximadamente tres años. No requiere ningún tipo de recordatorio diario ni mensual, y no se conocen casos de embarazo entre usuarias del implante. Aunque a algunas chicas les produce desarreglos menstruales incómodos, muchas apenas tienen sangrado menstrual. Sus efectos secundarios son similares a los otros métodos hormonales.

El Dispositivo Intrauterino (DIU)

Lo que hace el DIU es crear un ambiente hostil a los espermatozoides masculinos, y evitar así que lleguen a los óvulos. Es un método cómodo en el sentido de que se trata de un pequeño dispositivo que el ginecólogo introduce dentro de la matriz, y que no requiere más "mantenimiento" que la extracción o sustitución cuando caduca al cabo de 3 o 4 años. Sin embargo, no es recomendable para chicas jóvenes, y normalmente se reserva a mujeres que ya han tenido algún bebé, porque de lo contrario su colocación dentro del útero puede resultar difícil y dolorosa. Un posible efecto secundario es que puede hacer que las reglas sean más largas y dolorosas.

Pastilla del Día Después.

Es un anticonceptivo únicamente para casos de emergencia (por ejemplo: una relación esporádica sin protección, rotura del preservativo, que se te haya olvidado tomar la pastilla, etc). No debe usarse como método anticonceptivo habitual bajo ningún concepto. Repite conmigo: ¡bajo ningún concepto! Ya que contiene una dosis muy alta de hormonas, puede producir náuseas y malestar, y no conviene someter a tu cuerpo a sus efectos si no es absolutamente necesario.

Quiero empezar a tomar la pastilla, pero me da corte ir al ginecólogo. ¿Puedo tomar las de mi hermana o amiga?

No es recomendable. Aunque sea tu hermana o tu amiga, sois dos personas completamente diferentes y puede que tú necesites una composición de pastillas distinta, o incluso otro método anticonceptivo. Intenta que ella te acompañe si así te sientes más cómoda. Piensa que el ginecólogo está para ayudarte y aconsejarte en todo lo que necesites, y que no te juzgará ni nada por el estilo. Tampoco es necesario que te haga una exploración ginecológica para recetarte el anticonceptivo.

¿Es verdad que las pastillas anticonceptivas engordan?

Es uno de los mayores mitos acerca de las pastillas. Algunas pacientes notan una ligera retención de líquidos, pero no suele ser significativa. Si comes de forma correcta, no engordaras por culpa de la pastilla.

¿Es cierto que las pastillas van bien para el acné?

En muchos casos es así. Al equilibrar los niveles hormonales, uno de los efectos secundarios beneficiosos de algunas composiciones de pastillas anticonceptivas es que produce una mejoría del acné.

Ayer se me olvidó tomar la pastilla. ¿Qué hago ahora?

En cuanto te des cuenta tómate la pastilla que has olvidado. Si han pasado ya 24 horas y te toca la siguiente, tienes que tomarte las 2 juntas (puede que notes un poco de malestar). Si te has olvidado 2 o más pastillas consecutivas es aconsejable que llames a tu ginecólogo para que te recomiende qué hacer. Lo más normal es que necesites utilizar un método complementario (normalmente preservativos) y es posible que sangres un poco, pero no tiene mayor importancia. Si tienes olvidos frecuentes puedes ponerte una alarma en el móvil para que te lo recuerde. Si esto no te ayuda, tal vez sea mejor pedir al ginecólogo que te aconseje otro método que sea más fácil de cumplir.

¿El anillo vaginal se puede perder dentro al mantener relaciones?

El orificio del cérvix, o la parte inferior del útero que está al fondo de la vagina es extremadamente pequeño, y es totalmente imposible que el anillo pase hacia el útero y se “pierda” por allí. Además, su forma circular evita que se pueda caer o salir mientras haces deporte o durante las relaciones.

¿Podré llevar el parche anticonceptivo en el gimnasio y en la piscina?

Dependiendo de donde te lo coloques hasta la ropa de baño o de deporte más ajustada puede tapar el parche para que ni se vea ni se note. Tiene un adhesivo muy eficaz, y en estudios se han constatado sólo entre un 2 y 3% de desprendimientos parciales o totales, incluso con el sudor, el agua o los movimientos... Si se llega a caer, basta con aplicar un parche nuevo en la misma zona dentro de un plazo de 3 horas. Si pasa más tiempo, tendrás que recurrir a los preservativos durante una semana mínimo.

Mi chico dice que quiere dejar de usar el preservativo. ¿Qué hago?

Aunque conozcas su vida sexual, o se trate de una primera relación para los dos y el riesgo de enfermedades de transmisión sexual sea bajo, siempre, siempre es recomendable el uso de preservativos. Hay que insistir en el tema, es muy importante protegerse. Para evitar un posible embarazo debes acudir cuanto antes al ginecólogo para que te recomiende alguno de los métodos que hemos comentado arriba. Es muy importante respetar el tiempo mínimo para que sea eficaz el método escogido, un pequeño resumen: en el caso de las pastillas es un mes desde que empiezas la primera caja. El parche y el anillo, siempre que se inicien durante la menstruación, son eficaces desde el primer día, aunque lo más recomendable es continuar con los preservativos hasta el segundo mes.

Mi novio y yo lo hemos dejado. ¿Dejo de utilizar mi método anticonceptivo y hago un descanso?

No hay una respuesta concisa a esta pregunta, ya que depende de ti. Si toleras bien el método anticonceptivo no hay motivo para dejarlo obligatoriamente. Si quieres dejarlo debes comunicárselo a tu ginecólogo y seguir sus consejos sobre la forma correcta de hacerlo. Normalmente se recomienda acabar el ciclo completo, es decir: tomar la caja de pastillas entera, llevar los 3 parches, dejar el anillo 3 semanas completas. Ten en cuenta que si continúas estarías ya protegida frente a un embarazo en caso de empezar una nueva relación. Si lo dejas tendrías que utilizar preservativos hasta que el método anticonceptivo sea de nuevo eficaz.

Me han recetado antibióticos. ¿Me funcionará el parche igual?

Siempre tienes que avisar a los médicos del método que usas para que lo tengan en cuenta a la hora de recetarte medicamentos y otros tratamientos. Tanto el parche como los otros métodos pueden estar contraindicados con algunos medicamentos e interferir con el correcto funcionamiento del uno o del otro. En el caso concreto de los antibióticos no suele haber problema con la mayoría de los tipos que se recetan habitualmente. Pero, en caso de duda lo mejor es que consultes con tu ginecólogo.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: