Saltar al contenido principal

Opciones de tratamiento individual para la vejiga hiperactiva.

Una vejiga hiperactiva puede ser incómoda y molesta. No hay nada más incómodo que tener que ir al baño miles de veces al día. Pero, la multitud de ganas repentinas de hacer pipí no deberían regir tu vida. Identificar los síntomas y llegar a la raíz de lo que puede causar una vejiga hiperactiva es la clave para no dejar que interfiera en tu día a día.

¿Qué significa tener vejiga hiperactiva?

Si los músculos de la vejiga se contraen sin que puedas influir en ello, padeces de vejiga hiperactiva Esto desencadena la necesidad de orinar incluso cuando la vejiga no está llena y puede ocasionar que sientas la necesidad de ir al baño más de 8 veces al día e incluso te despiertes más de dos veces por la noche para ir al baño

¿Cuáles son las causas de tener vejiga hiperactiva?

La vejiga hiperactiva, también llamada incontinencia de urgencia, se produce cuando los nervios que rodean la vejiga se activan con demasiada frecuencia o intensidad. Esto hace que los músculos de la vejiga se contraigan y tengas que ir hacia el baño con urgencia. La vejiga hiperactiva está causada por los nervios o músculos dañados que se encuentran alrededor de la vejiga haciendo que las paredes de la vejiga se contraigan y se experimente una persistente e incómoda necesidad de orinar. Los daños en otras áreas del sistema nervioso también pueden desempeñar un papel importante, especialmente si hay un fallo en la comunicación entre la vejiga y el cerebro, es decir, el cerebro recibe señales incorrectas sobre cuándo es el momento de ir al baño. Afecciones como la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, la diabetes y los accidentes cerebrovasculares pueden causar daños que conducen a la incontinencia de urgencia, incluso la medicación también puede influir.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la vejiga hiperactiva?

Aunque pueda parecer sorprendente, unos simples cambios en tu estilo de vida pueden ayudarte a mantener a raya tu vejiga y disfrutar tu vida con normalidad. Con estos consejos podrás evitar que la vejiga hiperactiva te cause molestias en tu día a día:

  • Ejercita el suelo pélvico con los ejercicios de Kegel

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y tendones que sostienen las vías urinarias. Los ejercicios para el suelo pélvico -también llamados ejercicios de Kegel- pueden fortalecer los músculos hasta el punto de poder reducir o superar las contracciones incontroladas. Los resultados no aparecen de la noche a la mañana, pero con la práctica podrás ir notando los resultados.

  • Bebe lo suficiente

Puede parecer contraproducente si tienes una vejiga hiperactiva. Al fin y al cabo, ya se padece de una micción frecuente e intensa, así que ¿por qué beber todavía más? Si no bebes suficiente agua, la concentración y la acidez de tu orina aumentarán, y esto puede irritar aún más tu vejiga. Así que asegúrate de beber suficiente agua cada día.

  • Lleva una dieta más respetuosa con tu vejiga hiperactiva

Ciertos alimentos y bebidas pueden irritar el tracto urinario (estos, al hacer la orina más ácida, crean mayor necesidad de ir al baño frecuentemente). Intenta reducir alimentos como cítricos, el alcohol, la cafeína, las bebidas carbonatadas e incluso el chocolate. Otra forma de aliviar los síntomas es evitar alimentos con alta acidez, como los tomates y los arándanos (Si, has leído bien, el zumo de arándanos en algunos casos no es tan buena idea como se cree). Los alimentos picantes también deberían ir fuera de tu dieta. Seguir estos consejos de alimentación hará que tu vejiga hiperactiva sea más fácil de controlar, para que puedas vivir tu vida sin preocuparte de ir al baño.

  • Prueba a entrenar tu vejiga

El entrenamiento de la vejiga puede hacer que el tiempo entre idas al baño sea mayor y, además, aumentará la cantidad de orina que la vejiga puede contener, dándote más control sobre ella. Para empezar, intenta retener la orina durante cinco minutos después de sentir la necesidad de ir al baño. Cuando te resulte fácil, pasa a 10 minutos y ve subiendo poco a poco. Esto fortalecerá los músculos de la vejiga con el tiempo. Otra forma de ejercitar la vejiga es establecer un horario fijo para ir al baño -por ejemplo, una vez cada hora al principio-, tanto si sientes la necesidad de orinar como si no. Una vez que encuentres este ritmo fácil, intenta aumentar el tiempo entre tus visitas al baño.

  • Doble vaciado

Otra opción para el tratamiento de la vejiga hiperactiva es la técnica del doble vaciado. Esta técnica garantiza que se haya vaciado completamente la vejiga para no sentir la necesidad de orinar de nuevo poco después de la última visita al baño. ¿Cómo se hace? Fácil. Cuando termines de orinar, quédate en el váter durante unos 30 segundos y vuelve a orinar.

  • Utiliza productos para la incontinencia como AUSONIA DISCREET

Los salvaslips, compresas y braguitas AUSONIA DISCREET te protegen de forma segura contra la incontinencia urinaria y son tan discretos que puedes llevarlos en tu bolso. Para que siempre estés lista para bailar, salir por ahí, y sobre todo reírte sin tener que preocuparte más de la incontinencia urinaria. La línea de productos AUSONIA DISCREET incluye una gama de productos como compresas, protege y ropa interior que están específicamente diseñadas para satisfacer tus necesidades. El núcleo superabsorbente convierte el líquido en gel, ofreciéndote una protección segura en la que poder confiar. Además, los productos son extrafinos, por lo que no tienes que preocuparte de que se noten.

Habla con tu médico

Si no notas ninguna mejora con las diferentes medidas, consulta con tu médico las posibles soluciones. Cada opción de las que te ofrezca tu médico tiene sus ventajas e inconvenientes. Así que sopesa bien cada una y elige la que mejor se adapte a ti y a tu estilo de vida.

Tratamientos alternativos para la vejiga hiperactiva

Sabemos que vivir con incontinencia urinaria no siempre es fácil, pero no tiene por qué ser el centro de tu vida. Aquí tienes algunos consejos sencillos y eficaces para tratar la vejiga irritable son:

  • Muévete

    El ejercicio y control de tu peso te ayudarán en el caso de una vejiga hiperactiva, ya que un exceso de peso ejercerá más presión sobre la vejiga y los músculos del suelo pélvico, lo que se traducirá en incontinencia de esfuerzo. Dar un paseo por el parque o por tu barrio es una forma fácil de hacer más ejercicio.

  • Una digestión regular

    Los movimientos intestinales regulares también evitan una presión adicional e innecesaria sobre la vejiga. Para una digestión regular, asegúrate de consumir bastante fibra. Prueba a tomar ciruelas pasas como tentempié entre comidas: son dulces y te ayudarán a hacer la digestión.

  • Acupuntura

    Utilizando agujas muy finas que se insertan en lugares precisos y estratégicos del cuerpo, un acupuntor puede dirigirse a vías nerviosas específicas asociadas con el tracto urinario, lo que puede llegar a aliviar algunos de los síntomas de la vejiga hiperactiva.

  • Deja de fumar

    El humo del tabaco puede irritar los músculos de la vejiga, además, la tos de fumador puede provocar pequeñas pérdidas de orina. Un estilo de vida saludable puede aliviar enormemente los síntomas de la vejiga hiperactiva.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: