Saltar al contenido principal

Problemas comunes con la regla

Sea cual sea el problema al que te enfrentes, es útil anotar una lista de síntomas de diversos trastornos menstruales y ver cómo se alinean o no con tu periodo regular. Tras este paso inicial, el médico puede investigar más a fondo con diversas opciones, como un examen pélvico, un análisis de sangre, una biopsia, una histeroscopia o una ecografía.

Dolor de regla

Por lo general, hay dos tipos de dolor menstrual: uno es el dolor común que suele remitir con el tiempo; mientras que el otro es signo de un problema médico que requiere la atención de tu médico.

Si padeces de dismenorrea primaria, puedes sentirte incómoda cuando el útero se contrae para poder deshacerse de su revestimiento. A la mayoría de las mujeres, la regla suele resultarle más dolorosa durante la adolescencia, pero con el paso del tiempo la mayoría dicen sentirla con menor intensidad. Sin embargo, para algunas mujeres ese dolor nunca llega a desaparecer por completo. El riesgo suele ser mayor si has empezado a menstruar antes de cumplir los 11 años, si tienes períodos largos o abundantes, fumas o tienes mucho estrés en tu vida.

Si tienes un dolor que empeora con la edad o que dura más que los cólicos menstruales, es posible que estés sufriendo una dismenorrea secundaria. Estos son algunos de los posibles problemas a tratar:

  • Endometriosis - Hinchazón y dolor causados por el crecimiento del revestimiento del útero fuera de la pared uterina. Cuando los niveles de estrógeno cambian cada mes, el revestimiento se rompe provocando el sangrado.
  • Fibromas uterinos - Si tienes dolor pélvico o sangrado después de la menstruación, es posible que tengas este tipo de tumores (normalmente no cancerosos) en la pared del útero.
  • Quistes ováricos - Son unas bolitas llenas de líquido que pueden ser dolorosas durante el periodo o la ovulación.

Siempre debes acudir a tu médico si el dolor se vuelve insoportable y empieza a interferir con tu capacidad para trabajar o ir a la escuela. Puedes hacer un seguimiento de tus síntomas y de cómo coinciden con tus periodos para ayudar a tu médico a llegar al fondo de lo que está causando tu dolor y poder ponerle remedio.

Si tu flujo menstrual contiene coágulos de sangre mayores que el tamaño de una moneda de 10 céntimos o si el dolor persiste incluso después de que termine el periodo, debes pedir una cita con tu médico.

Algunos tratamientos posibles son los métodos anticonceptivos hormonales o quirúrgicos, por lo que no te preocupes en exceso. Además, si tu madre ha tenido menstruaciones abundantes y dolorosas, ya sea por causas hormonales o de otro tipo, es más probable que tú también padezcas dismenorrea primaria y secundaria. Pero todo esto podrá determinarlo un médico tras los estudios necesarios.

¿Cuándo cuenta como regla irregular?

Si el tiempo entre tus periodos dura entre 24 y 38 días, entonces vas por buen camino. Sin embargo, si tu ciclo cambia de un mes a otro en más de 20 días, es posible o que sea la primera vez que tienes la menstruación o que te enfrentes a la perimenopausia (la transición a la menopausia).

Si no te encuentras en ninguno de estos grupos, puede que te enfrentes a uno de estos problemas que suelen desencadenar en una regla irregular:

  • Trastornos de la alimentación
  • Problemas de tiroides
  • Aumento de la cantidad de prolactina, la hormona que estimula el crecimiento del pecho y la producción de leche materna
  • Medicamentos para tratar la epilepsia o la ansiedad
  • Síndrome de ovario poliquístico, una enfermedad que afecta a 1 de cada 10 mujeres, que provoca múltiples quistes en los ovarios y un desequilibrio hormonal
  • Insuficiencia ovárica primaria, una enfermedad en la que normalmente los ovarios dejan de funcionar
  • Enfermedad inflamatoria pélvica, es una infección de los órganos reproductores causada a menudo por una infección de transmisión sexual (ITS)
  • Estrés
  • Diabetes no controlada
  • Obesidad

Si tus reglas se vuelven muy irregulares, o tu ciclo dura menos de 24 días o más de 38, lo mejor es que pidas cita con tu ginecólogo.

¿Qué es una regla abundante?

Al contrario de lo que solemos pensar, un sangrado abundante no tiene porqué ser siempre negativo, al final es una señal de que tu cuerpo está produciendo y liberando una sangre vital para su correcto funcionamiento. Aún así, el sangrado abundante suele hacer que las reglas sean más dolorosas y probablemente lleguen a interrumpir tus actividades diarias. Aunque no tienes nada de qué preocuparte, estás son algunas de las causas más probables de tener periodos abundantes:

  • Problemas de ovulación o de revestimiento del útero que provoca la acumulación o sangrado irregular del revestimiento del útero de un mes a otro.
  • Problemas de tiroides.
  • Miomas uterinos.
  • Pólipos uterinos.
  • Anticoagulantes u otros medicamentos.
  • Trastornos hemorrágicos hereditarios que afectan a 1 de cada 5 mujeres blancas y 1 de cada 20 mujeres negras.
  • Obesidad.
  • Síndrome de fatiga crónica.

Ante cualquier duda siempre es recomendable consultar a tu médico, pero estas son algunas de las señales a las que debes estar atenta:

  • Tu regla dura más de ocho días.
  • Sangras lo suficiente como para tener que usar una o más compresas o tampones cada hora o dos horas.
  • Te sientes mareada, aturdida, débil o cansada, o muestras otros signos de anemia.
  • Pólipos uterinos.
  • Tu periodo empieza a tener un impacto significativo en tu vida personal o profesional.
  • Necesitas algún tratamiento para aliviar la inflamación, como analgésicos, métodos anticonceptivos hormonales o, en casos extremos, cirugía.

La ausencia de la menstruación

Si no has tenido tres reglas seguidas o tienes 15 años y todavía no te ha venido la regla por primera vez, es posible que tengas amenorrea. La amenorrea afecta del 3 al 4% de las mujeres cuya producción de estrógenos es baja. Debes acudir al médico si entras en esta categoría: si tienes 13 años y el crecimiento del pecho todavía no ha comenzado o si la regla no te ha bajado en los tres años siguientes al crecimiento del pecho.

Algunas de las posibles causas de la ausencia de regla son:

  • Embarazo.
  • Lactancia durante los primeros seis meses después del parto.
  • Transtornos alimentícios o perdida o aumento de peso extremo.
  • Estrés.
  • Problemas hormonales.
  • Otros problemas de salud graves, como defectos de nacimiento o tumores cerebrales.
  • Menopausia prematura/insuficiencia ovárica prematura.

¿Qué es un sangrado anormal?

Hay algunos indicios que nos pueden ayudar a saber si nuestro sangrado es anormal. Por eso, debes consultar a tu médico si:

  • Sangras durante o después de tus relaciones sexuales más de una vez.
  • Manchas o sangras fuera de tu ciclo menstrual durante más de 3 meses consecutivos.
  • Tu periodo dura más de lo normal o es más abundante de lo habitual durante más de 3 meses consecutivos.
  • Tienes hemorragias después de la menopausia.

Puedes estar experimentando cambios hormonales, endometriosis, quistes ováricos o alguna enfermedad. Lo mejor es acudir a tu médico quien llegará a un diagnóstico atendiendo a los síntomas que tengas.

El síndrome premenstrual y los cambios de humor

Antes de la regla se produce una caída en los niveles de estrógeno y progesterona lo que puede afectar a tu humor y hacer que no estes tan feliz como un día cualquiera. Esto se conoce como trastorno disfórico premenstrual (TDPM).

Puedes padecer el TDPM si:

  • Experimenta fuertes cambios de humor, irritabilidad, enfado, falta de disfrute en tus aficiones o en compañía de tus seres queridos.
  • Estos síntomas aparecen durante tu semana previa a la menstruación, empiezan a mejorar en tus primeros días de sangrado y desaparecen después de la menstruación que vuelves a estar como una rosa.
  • Estos síntomas tienen un impacto significativo en las relaciones personales y profesionales, perturbando tu vida y llegando a causar conflictos; muchas mujeres experimentan versiones más leves de este trastorno como parte del SPM, que es un diagnóstico mucho más común.

Debe acudir a tu médico si estos síntomas empeoran en el plazo descrito anteriormente. Para aliviar estos síntomas es posible que deba recetarte antidepresivos o un anticonceptivo hormonal para estabilizar tus niveles de estrógenos y progesteronas.

Tratamiento para el TDPM

La medicación y la psicoterapia pueden ser útiles en los casos de TDPM, pero el tratamiento no suele ser sencillo y es esencial que se obtenga asesoramiento médico especializado de un ginecólogo con experiencia en este campo. No todas las mujeres responden a los antidepresivos, los estabilizadores del estado de ánimo y la medicación hormonal igual, de ahí la necesidad de que intervenga un especialista.

¿Por qué sufro de migrañas?

Aunque 4 de cada 10 mujeres sufren migrañas, la mitad de ellas se enfrentan a ellas durante la menstruación, posiblemente debidas a los cambios hormonales que se experimentan en esta época del mes.

Para poder tener mayor control sobre lo que te pasa, debes acudir a tu médico si:

  • Los tratamientos anteriores ya no te funcionan.
  • Padeces los efectos secundarios de los medicamentos.
  • Ves luces o manchas brillantes que no son reales y estás tomando la píldora anticonceptiva.
  • Tus dolores de cabeza cambian o empeoran cuando te acuestas. El objetivo de la mayoría de los tratamientos es controlar el dolor o evitar desencadenantes, pero no pueden eliminar los dolores de cabeza por completo.
  • Mantiene el pH vaginal en un perfecto equilibrio -entre 4.0 y 4.5-.

Descarga de responsabilidad: Esta información pretende responder a algunas de tus preguntas o preocupaciones. Si estás preocupada por tu salud, habla con tu médico de cabecera o con tu ginecólogo para obtener asesoramiento médico profesional.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: